miércoles, 6 de enero de 2010

Mi abuelo Walter es el mejor

 Hace temporada y media, me sorprendieron con una nueva serie sobre lo paranormal. Crecí viendo Expediente X, mi serie favorita de todos los tiempos así que la empecé a ver desconfiada pensando en que iba a ser una copia barata de tan genial serie. Sin embargo, después de ese tiempo, he cambiado de opinión. Buena culpa o razón de ello la tiene Walter que me ha ofrecido tantas alegrías, tristezas y anécdotas, que he decidido hacerle un merecido homenaje.

El Doctor Walter Bishop es un excéntrico científico que, junto a su compañero el Dr. Bell, trabajó en el gobierno secreto con tecnologías avanzadas en las áreas de la Ciencia Fringe. Hace 17 años, hubo una explosión en el que falleció un asistente. Fue acusado de homicidio, pero no pudo ser juzgado por problemas mentales. (OjO: Spoiler del último capítulo emitido hasta ahora) Sin embargo, en el capítulo 2x10 descubrimos que fue sometido a una operación quirúrgica por un tal Simon Paris -nombre ficticio de William Bell- que extrajo de Walter tres pequeñas fracciones de su hipocampo que supuestamente almacenaba ahí cómo crear una puerta a la otra dimensión. (Fin Spoiler) Teniendo esto presente, conseguimos entender algo más a Walter, en concreto sus manías acerca de las comidas o de los olores y es que al faltarle esos trozos, Walter intenta llenar esos vacíos recreando las situaciones para poder recrear. Pero también vemos cómo la falta de materia gris o los consecuentes problemas mentales hicieron de Walter una mejor persona más interesada en ayudar a la gente que en sí mismo. La locura de Walter hace despertar una simpatía por él. Dale un cuerpo con cosas raras para destripar y le harás el hombre más feliz del planeta.

Walter es el centro de todas las tramas, ya que en buena medida él ha sido el cerebro pensador de muchos experimentos. Por ello, es la pieza esencial del grupo Fringe, una división especial del FBI encargada de resolver los casos más inexplicables. Cuando estos casos llegan a las manos de Olivia Dunham no duda en acudir a la mejor fuente. Sin embargo, para poder sacarlo de la institución pisquiatrica es necesario contar con la ayuda de su hijo Peter, el único que consigue entenderlo y hacerle estar centrado en la resolución del caso. Aunque la presencia de Peter también tiene su razón en la historia personal de Walter. He aquí la tercera personalidad de Walter: su devoción por su hijo (la primera es su locura y la segunda, la tiranía con la que trabajó con Bell para llevar sus experimentos hasta el final, más allá de toda regla moral o ética). Esa devoción le llevo incluso a realizar algún acto fuera de lo normal, pero lo que está claro es que quiere a su hijo por encima de todo. La relación entre ellos es totalmente entrañable y cada vez me gusta más verlos juntos en la pantalla.


Es fácil quererlo porque además de ser un científico desorientado y genial, es el que pone el toque de humor en esta gran serie. La experiencia y la sabiduría que le dan los años simplemente no tienen precio. Es ese abuelo entrañable que cuenta miles de historias sorprendentes, más allá de que algunas o todas supongan un ataque contra la naturaleza o la moral. Por eso si hay un suceso extraño e incomprensible, no te preocupes que ahí está yayo Walter para explicarlo. Pero, ¿cuánto es lo que sabe y cuánto de la verdad no recuerda? Lo que está claro es que la trama principal de Fringe está unida a la historia de Walter, por lo que descubriendo la una descubriremos más sobre este genial personaje.

Todo ello es gracias a la magistral interpretación de John Noble, el responsable de otro de los grandes personajes del cine y de la literaturatura - Denethor en The Lord of the Rings: The Return of the King-.

4 comentarios:

satrian dijo...

Cada vez me gusta más el trío de laboratorio, Peter, Walter y Astrid, que grandes momentos nos han dejado.

Antara dijo...

A mí también me gusta mucho Walter, bueno, me gustan todos. Me ha gustado mucho tu post.

JDunham dijo...

De verdad que Walter es genial, siempre en las nubes, lo que me causa mas gracia es pensar que tipo de historias me contaria este abuelo, porque Walter se le ocurre contar las historias mas raras a las personas y momentos menos adecuados, pero es lo maximo, sus pequeños momentos de humor me dejan riendo por dias, muy buen tributo a Walter de verdad que se lo merece.

LiPooh dijo...

- Satrian: a mí también. Me gustaría ver más escenas de Astrid y Walter, porque las caras de ella son geniales.

- Antara: Gracias. Todos tenemos debilidad por Walter.

- JDunham: las historias que cuenta son geniales. Además las dice con tanta inocencia que te da igual que haya echo algo malo.

Saludicos a los tres.