lunes, 29 de marzo de 2010

¿Por qué dejé de reirme con ellos?

(OjO: Esta entrada no contiene spoilers, salvo una advertencia sobre la quinta temporada por si no quieres leerlo y un video sobre una canción)
 

How I Meet Your Mother o en sus siglas HIMYM o en castellano Cómo conocía  vuestra madre o en siglas CCAVM es una de las serie más carismáticas que se hayan visto últimamente. Los seguidores de Friends, entre los que me incluyo como seguidora acérrima de esta gran serie, se habían visto huérfanos en lo que se refiere a este tipo de sitcoms y su llegada supuso una bocanda de aire fresco.  HIMYM (usaré esta denominación por ser la corta y en inglés ya que la veo en ese idioma) era muy divertida. Si, bien digo, era porque ha dejado de ser una de mis comedias preferidas a estar planteandome dejarla.

Para quien no conozca la serie, aunque dudo que lo haya, narra la historia de Ted, un hombre que en el 2030 (con la voz de Bob Saget, conocido por Padres Forzosos, cómo me gusta, jeje) le cuenta a sus hijos cómo conoció a su madre y para ello recurre a los flashbacks. En ellos, cuenta las aventuras y desventuras de su variopinto grupo de amigos. En esto radicaba la genialidad de esta serie. Los personajes eran únicos. Recuerdo que todos me gustaban por diferentes razones: Marshall era un niño grande y bonachón; Lily, la entrometodo que quería que todo el mundo fuese feliz; Ted, el romántico empedernido; Robin, la simpática y contrapunto de Lily y Barney, el incansable ligón. Les hemos visto sufrir y reir, amar y llorar; sin embargo la quinta temporada los ha desdibujado y ya no son lo que eran. Dicen que hay que madurar, pero eso no implica perder la personalidad. Dejando a un margen a Marshall y a Lily, la adorable pareja que casi no ha cambiado; los otros no sé quien son ahora. Ted sigue buscando a su mujer, aunque ya no es cómo era antes. En su defensa, diré que buena culpa de ello la tiene los pequeños datos que nos han ido dando últimamente: el paraguas amarillo, la compañera de piso... así que sólo esperamos que aparezca de una vez. Quizás hubiese sido mejor no saberlo, ver cómo se enamoraba y luego "ah, sorpresa, ésta es vuestra madre" porque asi hubiesemos disfrutado mucho más. Hemos llegado a un punto en que no se puede demorar mucho más esa noticia y lo único que están haciendo es alargarla innecesariamente contandonos anedótas que me parecen de relleno. He ahí donde radicaba el mayor peligro de esta serie. La excusa argumental de la madre se les está volviendo en su contra ya que yo, al menos, me estoy empezando a cansar. Pero quienes más me han defraudado han sido Barney y Robin. (OjO: si no sigues la quinta, no sigas leyendo). Aunque al principio, pensé que su relación podía estar bien; enseguida me dí cuenta del error. Su historia de amor les había provocado serios trastornos. Barney ya no era el cínico y ligón empedernido  y Robin ya no era la chica a la que le resbalaba todo. Barney era un perrito faldero y Robin, una empalagosa.  Menos mal que se dieron cuenta de ello e hicieron que cortaran. Hasta ahí bien, pero ahora resulta que unos capítulos después descubrimos que Robin ha estado en período de duelo por ello. No, lo siento, ésta no es la Robin que conozco. Ni siquiera cuando rompió con Ted se hizo mención alguna a este período y ambas relaciones acabaron amigablemente. Y además, en este período de duelo, se enamora de su compañero en las noticias, un tipo, que, por cierto, no le pega nada y ya sabemos que tendrá una relación importante. ¿Cómo se come eso? En fin, que los últimos capítulos de la quinta temporada han provocado un malestar general. Y sí, estoy enfadada con ellos. (Ya puedes continuar, gracias)

Otro de los problemas que veo, aunque este se lo perdono, es la posible incoherencia de su hilo arguemental. Al ser todos recuerdos de Ted, se presta a una estructura más rebuscada y díficil de seguir en algunos momentos. ¿Dónde encajamos que todos fumaban y lo dejaron en algún momento con otros datos que nos facilitan? Ya digo que esto se lo perdono, porque, a diferencia de Lost (o eso dicen sus guionistas) no tenían pensado todas las anécdotas así que han tenido que ir improvisando a la marcha según les iban renovando. Aunque, bien es cierto, que la excusa de "se me olvidó contaros esto" quizás ya cansa demasiado. Todo , una vez más, para retrasar el encuentro con la madre.

HIMYM tocó techo en su segunda temporada y la tercera, que tuvieron momentos memorables. Sin embargo, la cuarta y, especialmente, la quinta han dado un bajón considerable. Porque además del cambio de personalidad de los protagonistas, que es lo más importante, las historias que nos cuentan no son nada graciosas. A excepción del 5x08, los episodios me aburren. Ya no tienen gracia. Es díficil mantener el tipo tantos capítulos, aunque la reina de las series amigables lo hizo muy bien, para algo es la reina, claro. Pero ni siquiera el capítulo 100 lo aprovecharon para hacerla resurgir de sus cenizas. El capítulo musical se quedó en agua de borrajas, sin menospreciar el número musical que estuvo bien. De los últimos capítulos vistos sólo puedo destacar el siguiente video que me hizo especialmente gracia y que no contiene spoilers, aunque quizás te chafe unas buenas risas cuandos veas el capítulo en cuestión:


En diciembre, les puse un 4'5 esperando algún tipo de esfuerzo para la recta final del curso. Pero desgaciadamente no está siendo así. Los capítulos se hacen largos, las risas son forzadas y el único que consigue mantener el tipo es Barney, aunque quizás también esté empezando a cojear. Y por él sigo viendo la serie, porque si no otro gallo cantaría. Veremos que ocurre con los capítulos que restan, pero mucho tendrán que cambiar, sobre todo si quieren que les vea la siguente temporada, porque, sí amigos, aún queda una temporada más y en vez de alegrarme por ello, estoy pensando que aún quedan más capítulos para marear la perdiz. Pero soy y quiero ser optimista, si Anatomía de Grey lo consiguió (a expensas de ver qué jueguecito nos guarda la amiga Shonda para el final), quizás HIMYM también pueda.

De momento, sólo pido a los Dioses Seriéfilos que hagan algo con los hijos. ¡Pobres! Me compadezco de ellos que han tenido que escuchar más de cien historias y supongoque ellos tampoco saben quién es su madre. Siempre en la misma posición y con la misma ropa!!! Además, ya podían cambiar al chico, interpretado por David Henrie, porque me da yuyu verlo tan jovencito en esa escena y no tan jovencito en Los Magos de Waverly Place ^^.

7 comentarios:

satrian dijo...

Yo no se porque no me hacen reir, simplemente sus bromas no me llegan, algunas situaciones me parecen más patéticas que hilarantes, y su mitología está decayendo a pasos agigantados, pero en sí las razones se me escapan.

omar_valadez dijo...

Yo la deje al terminar la 1ra temporada, que por cierto me costo mucho acabar, aburrida, aburrida, mas dramon que comedia, por lo visto fue un acierto abandonarla.
Saludos

Alejandro A dijo...

jajaja, no me había dado cuenta de que David Henrie fuera el hijo de Ted!!, pues yo apenitas empecé la tercera pero estoy de acuerdo que toco techo en la segunda, se convirtió en una de mis favorita

por cierto, te tengo que decir que es un poquito incomodo la verificación de la palabra, bueno que sea escuchada

Saludos!

LiPooh dijo...

- Satrian: Pues yo creo que has explicado muy bien por qué ya no te ríes XDD. Tienes toda la razón.

- Omar_Valadez: Bueno, no sé si un acierto, porque la segunda estuvo muy bien e incluso la tercera. A partir de ahí sí que es mejor dejarla.

- Alejandro A: Yo enseguida me dí cuenta. Por eso tras estos años viendo el chico ha crecido, lo podían cambiar. Disfruta de la tercera, porque si sigues no sé si lo volverás a hacer.

Saludicos.

krys dijo...

Pues vaya. Yo he notado el bajón porque la veo junto con TBBT y estos me hacen mucha más gracia, y sumando que ha decaído (para mí, no tanto como expresas), pues he notado algo. Pero no sé, aún hay situaciones que me hacen reir, aunque es cierto que no como antes. A mí me gusta que los personajes no sean planos durante toda la serie.
Creo que es difícil mantener el "tipo" en un tipo de serie como ésta. Creo que tb está el error de compararla con Friends no? Yo no la he visto por eso... pero según dicen es una de las mejores comedias de las historia.

Estoy de acuerdo en lo de darnos las minipistas de quién es la madre, no lo tendrían que haber hecho. Ha producido que tengamos más ansias y miramos los capítulos sólo esperando ese momento.

Siento la parrafada :P

Saludos!

bandicoot dijo...

Me dais miedo. Tengo la cuarta por estrenar y temo llevarme un chasco del copón. ¿De verdad ha caído tanto? :(

LiPooh dijo...

- Krys: Quizás, me he pasado un poco, pero para mí, el bajón ha sido muy notable. Las situaciones que me hacen reir son cada vez menos y creo que en parte la culpa la tiene el querer saber ya quién es la madre.

Friends es una gran serie, que supo mantener el tipo durante mucho tiempo. Tienes que verla.

- Bandicoot: Con la cuarta, aún te lo podrás pasar bien. El problema será la quinta. Pero lo mejor es que la veas relajado y sin influencias.

Saludicos a los dos.